jueves, 7 de febrero de 2013

La figura del Portero.

De nuevo dar las gracias por el inmenso apoyo que recibo y, que se acaban transformando en visitas. Más de 6000 visitas en un solo mes, es bastante bueno el que tanta gente haya visto el blog, además ha sido visualizado en más de 17 países. La verdad, es que no tengo palabras para agradecerlo.

Una forma en la que puedo agradecerlo, es intentar colaborar con otros proyectos (vídeos, artículos, entrevistas, colaboraciones, radio…), simplemente envíame un correo a: ja.servan@gmail.com y me pondré en contacto para colaborar contigo. Empecemos:


El portero suele ser la figura a la que conocemos como aquel que nos salva con sus paradas en los momentos críticos. Como todos sabréis la única diferencia con el resto de jugadores, es que es el único que la puede tocar con la mano dentro de su área.

Pero, a medida que pasan los años, ha cambiado su figura, ahora ha pasado de parar a jugar. Bien es verdad de que no a todos los entrenadores les gusta que el portero juegue con los pies, principalmente por miedo a que la fastidie y sea un error irremediable, pero hay una tendencia bastante fuerte, en la que desde pequeños se empieza a tratar al portero como un jugador más, hasta el punto de llegar a hacer el mismo entrenamiento que los jugadores con la variante de que cuando se usa portería.

Quitando esos miedos, está demostrado que un portero que juega con los pies crea más oportunidades de gol para su equipo y que esa defensa tendrá más fácil la salida del balón en defensa.

Para mí, es de las figuras más importantes que hay dentro del equipo, pues es la clave para colocar la defensa, se podría considerar hasta la persona que ayude a motivar al equipo y además, ve el fútbol desde otra perspectiva. Pese a todo eso, el portero es el que nos ayudará en momentos determinados a intentar arreglar los errores que hayan cometido el equipo.

Muchas veces se trata a los porteros, como niños obligados a pararlo todo y es bastante duro, el que toda la responsabilidad del grupo caiga sobre un niño, y más, cuando seguramente no haya tenido nada que ver.

La parte negativa, no del portero, sino de los entrenamientos, es que nos hemos basado en entrenar al grupo entero, pero no dedicamos tiempo a hacer entrenamientos específicos de porteros, simplemente (como decía antes) los porteros intervienen cuando se usan porterías. Pero la función del portero aunque consista en parar, hay que enseñar a parar, a ganar reflejos, hacer estiradas, blocajes… Y sin embargo, pocos clubes y entrenadores dedican tiempo a entrenar con los porteros.

Yo tengo la suerte de entrenar porteros, y es verdad que la mejoría no se ve a priori en resultados, pero se ve en algo más importante, en la mejoría de los porteros a la hora de parar, blocar, los reflejos, salidas, uno contra uno…

Como reflexión final: “Muchas veces es el portero el que nos salva los partidos y sin embargo no les dedicamos tiempo a entrenarles. Si hubiese entrenamientos específicos de porteros, quizás nos salvarían más”.

Os dejo varias vías de contacto, por si queréis comunicaros conmigo.

Twitter: @JoseteServan

Email: ja.servan@gmail.com