jueves, 3 de enero de 2013

Las Pruebas

Después de la llegada al club y saber la categoría que vas a entrenar, toca algo que no en todos los clubes se hacen, “las pruebas”, esto no es ni bueno ni malo en sí, simplemente son formas distintas de funcionar dentro de una cantera o escuela. Hay clubes que intentan hacer equipos según el número de jugadores que van a ir, para así intentar retener al máximo número de jugadores y conseguir crear un mayor número de equipos compitiendo, y hay otros clubes, que sí hacen pruebas y les gusta quedarse con lo mejor de lo que se presenta.

Para mí, las pruebas son una parte muy dura emocionalmente hablando. La mayoría de los niños que juegan al fútbol, es porque tienen un sueño, el ser un futbolista de élite como sus ídolos, cierto es que cuando pasa el tiempo, esta ilusión desaparece o se hace menos notoria, y ya algunos quedamos pues, para jugar con los amigos.

Alguno se preguntará, ¿y qué tiene que ver eso con las pruebas? Aunque haya muchos clubes, por regla general, se hacen pruebas en los clubes más importantes de las ciudades, y el entrar en un equipo y haber pasado unas pruebas, los niños lo ven como su oportunidad para triunfar, de cumplir su sueño. Pero hablemos de aquel que no pasó las pruebas, de aquel que no conocemos su historia, porque el que pasó las pruebas y triunfó, ya le conocemos.

Es verdad que son niños y se reponen de todo, pero hay cosas que les van hundiendo, pero lo más duro, es que jugamos con la ilusión de los chavales, pero también es verdad, que no nos podemos quedar con todos. Es decir, acabamos jugando con las ilusiones de los más pequeños, y muchas veces como entrenadores lo que queremos es ganar, pero, a costa de qué. La decisión que tomemos como entrenadores repercutirá en ellos, en que algunos se desanimen, pierdan interés por el fútbol, hay muchas más, pero para mí lo peor es que crean que no van a poder cumplir sus sueños, a estos últimos les digo, sois jóvenes, tenéis todo el tiempo del mundo por delante para conseguirlo, pero sí tenéis un sueño, no dejéis que yo ni nadie os amargue un sueño, porque el sueño lo consigue aquel que nunca deja de soñar.

Es una pequeña parte de motivación, que a estas edades viene muy bien, porque es muy importante hacerles ver que son importantes (no que se crean superiores).

Como segunda parte de la entrada, voy a hablar de cómo hago las pruebas. Hasta ahora, muchas de las pruebas que he visto han sido un partido y aquel que destacaba, pues tras varias sesiones y descartes le escogían. A mi esta forma no me gusta, yo las pruebas las hago como si fuesen un entrenamiento, algunos se sorprenden cuando lo digo, pero, para mí, no hay mejor forma de ver la calidad de alguien que en varias sesiones de entrenamiento.

El hacer un entrenamiento sencillo, donde incluya diversas pruebas. Primeramente, un círculo para presentarnos y así empezar a quitarnos los nervios, luego un juego, parece una tontería, pero el hacer un jueguecito significa que el niño va a perder el miedo, va a ganar confianza en sí mismo y se reirá. Es muy importante que se rían, hay gente que quiere una disciplina estricta, pero son niños, eso es imposible. Además, el reírse aumenta un 21% la memoria, descarga adrenalina y se concentra mejor en los ejercicios, como dice Emilio Duró, “hemos hecho del malhumor una profesión, te ríes y no trabajas, eso es falso”.

Luego añadir, algún ejercicio de rondos sencillos, algo de técnica (la técnica es algo que se mejora poco a poco, pero que se valora mucho en las pruebas), algún ejercicio de tiro y si diese tiempo, un pequeño partido de reducidas dimensiones y con pocos jugadores, es más fácil de centrarte en un jugador y poder ver sus habilidades.

Para acabar, os preguntaréis, ¿y cómo escoges a los jugadores? Me baso en dos cosas, una la parte optimista (se podría llamar) y otra la parte futbolística. La parte relacionada con el fútbol, ya la sabéis, pero la parte optimista no. Esta parte consiste en ver lo positivos que son los chavales. Con los niños no suele haber problemas, pero hay algunos que sí. ¿Por qué miro esta parte? Pues porque como entrenador, me fastidia mucho que me digan este partido lo vamos a perder sin haberlo jugado, y si lo dice algún jugador que tiene importancia en el equipo, pues el equipo se viene abajo, se desmotiva. Por eso siempre les digo que: "no hay equipo/rival grande, ni pequeño, ni fácil, pero tampoco imposible. Aquel equipo que cree que es capaz de todo, será capaz de enfrentarse a todo."

Y para la próxima entrada, después de haber elegido o que nos hayan dado unos jugadores, nos preguntaremos sobre: ¿Cómo hacer que el equipo sea un grupo? ¿Interviene mucho la motivación? ¿Cómo unirles como grupo? ¿Qué hacer para que esa unión surja? Todas estas y muchas más preguntas serán resueltas en la próxima entrada.

Me gustaría que me dieses tu opinión y/o me preguntes o cualquier cosa, para eso lo puedes hacer vía:
Twitter: @JoseteServan
E-mail: ja.servan@gmail.com
o dejando un comentario en el blog.

Muchas gracias y un saludo a todos, y si os ha gustado, podéis hacer Retweet, pasar el blog a vuestros amigos, en definitiva, que lo compartáis, para que así haya más gente que pueda leerlo.